jueves, 7 de febrero de 2008

7/02/2008 El fin de los principios


Navegando por la red me he encontrado este artículo de opinión que os transcribo:
La empresa donde trabajo, la factoría Siemens Elasa de Zaragoza, se cierra definitivamente. Tras movilizaciones, pero sin pasarse que igual se enfadan, y buenas palabras huecas de los políticos, el balance es de 300 trabajadores despedidos y unos diez recolocados, la mayoría directivos. Atrás quedan las promesas de 200 recolocaciones, las frases del comité: "confiad en nosotros, que sabemos lo que hacemos", las de la empresa: "Siemens es una empresa responsable, que hará las cosas bien".

Realmente era cierto, el comité sabía lo que hacía. Ha conseguido un acuerdo de prejubilaciones medianamente digno. Y me alegro mucho de ello, que nadie lo dude. Los que peor lo tenían eran esas personas de más de 52 años, que lo tendrían crudo para volver a trabajar. La pena es que el miedo les haya podido y no se han atrevido a luchar por los demás, que salimos con lo mínimo para una empresa como Siemens que ha tenido grandes beneficios en el presente año. Para un negocio que han intentado hacer inviable y aun con todo hubiera podido facturar 50 millones de euros este año si se hubieran descuidado.

Y Siemens ha hecho las cosas bien, sin duda, enhorabuena. Ha pagado lo mínimo para conseguir un acuerdo sin publicidad negativa, en un país en que han conseguido contratos millonarios de la administración. Pero tranquilos, en España no pasa como en Alemania, que amenazan a Nokia con boicot o pérdida de ventas por deslocalizar una fábrica alemana. Aquí en España cada uno va a lo suyo, no os preocupéis, podéis deslocalizar todas las fábricas que queráis. Y a la de Getafe, le sigue ahora Elasa en Zaragoza (cuya producción de teléfonos irá a China), y le seguirá Cornellá en breve.

Y los políticos ya han conseguido generar todo el humo necesario para no salir perjudicados en las elecciones: Gran Scala, Cap Gemini, informática El Corte Inglés, etc. El hecho de que se pierda la industria y lo único que ofrezcan sea turismo o trabajos mal pagados para recién salidos que explotar, se pierde en el ruido de las celebraciones.

Pero Comité, Siemens, políticos, estad tranquilos: todos sabemos que el fin no sólo justifica los medios, sino la pérdida de los principios.

2 comentarios:

Kapy dijo...

SIEMENS no toma una decisión de un día para otro. Lo lógico es que el Pre-Acuerdo estuviera ya redactado hace muchos meses.
El Comité, (los 3 ó 4 que lo manejan), de acuerdo con sus sindicatos, que lógicamente lo conocían, lo aceptaron como "LO MENOS MALO" y para hacer como que hacían algo, montaron el "Circo".
¿QUE HAY QUE HACER ENTONCES?
Está Claro:
Cuando se barruntan malos tiempos y aquí se barruntaban hace años, uno toma la decisión, que cree que debe tomar, pero rápidamente, luego es tarde. No hay que esperar a que unos "Profesionales del Politikeo" te solucionen la vida, porque harán lo que en ese momento convenga a la política del Sindicato y lógicamente a la de ellos.
Si cuando apareció en el horizonte el Primer ERE y el Comité hubiera hecho algo, huviera habido movidas como las de ahora, a lo mejor y "Solo A Lo Mejor", tal vez hubiera llegado trabajo alternativo y ahora estaríais 200 haciendo mantenimiento de Planta para Telefónica, sin Ejecutas Chupasangre de Siemens.
¿Por que entonces el Comité no se movió?
Lógico, le dijeron que no se moviera ya que salíamos bien y la Empresa tal vez con eso se saneaba.
Y si los que nos fuímos salimos medianamente, no fué por los del Comité, fue porque nos lo curramos solitos, pero a tiempo.
He leído muchas quejas referentes a 310 trabajadores, nunca leí en ningún sitio alusiones a que poco tiempo antes éramos 650, pero claro, los muertos no hablan.

Anónimo dijo...

Tiene stoda la razón en aquel momento dificil nos meneamos poco y a hora es verdad que poco o nada hemos reflejado ningún comentario de los que en su momento llegamos a ser y que por haber vivido tantos ""chupopteros"" del cuento han hundido el barco.

Contador de visitas

Desde donde nos visitan

web tracker